19 may. 2014

El mar de Acapulco


La neta, siempre me han caído muy mal las fotos de paisajes, las odio. Pero esa vez llevaba una cámara que mi madre me acababa de regalar: una cámara todavía de rollo. La verdad siempre había querido una, incluso de pequeño, antes de que existiera el internet, pensaba en muchas imágenes que ahora con google images parecen absurdas, pero entonces quería capturar el vuelo de un colibrí, el vuelo de Jorge Campos a la hora de los penaltis, y aunque parezca estúpido, quería una fotografía de mí en la pose y con la playera que se me pegara la gana.
En aquel viaje a Acapulco saqué la cámara por la ventana del camión y capturé esto. Me gustó cuando revelé las fotos, y creo que nunca en la vida he vuelto a tomar una fotografía de paisajes (aunque las evito en medida de lo posible) que me guste más que ésta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario